Telf. 93.427.03.75

Mi habitación es mi hogar, mi espacio personal

Posted by on Feb 18, 2019 in Blog, Noticias |

Mi habitación es mi hogar, mi espacio personal Cuando vas a amueblar una habitación y te dispones a comprar los muebles para hacerlo, miras como quieres amueblarla, un armario aquí, una mesita allí, la cama más grande o más pequeña… Una vez lo tienes, toca decorarlo. Colgar un cuadro allí y un espejo allá, una colcha bonita para la cama, un retrato encima de la mesilla… Aquellas cosas u objetos personales que nos ligan mediante los recuerdos, los sentimientos, ya sean de tristeza o de alegría pero que tienen un valor sentimental muy grande para nosotros. Las personas damos un valor importante a las cosas. Surgen vínculos especiales con los objetos que han estado a nuestro lado durante una época de nuestra vida. El hecho de dejar tu casa para ir a vivir a una residencia no tiene porque ser privativo de llevarte contigo todos esos vínculos especiales. Es uno de los aspectos más difíciles cuando estás planteando la idea de ingresar en un centro, el tener que meter en una maleta todos tus recuerdos y acomodarlos a un sitio nuevo. Es por ese motivo que le damos una importancia especial a que todo residente pueda acondicionar su habitación a su manera, hacerla suya, en definitiva, crear su espacio personal. Diferentes espacios Un lugar donde todos los recuerdos que traen consigo en forma de objetos tengan cabida, ya sea colgando un cuadro de todos sus hijos con sus nietos, aquella fotografía que teníamos en casa en la mesilla al lado de nuestra cama, la colcha que hicimos cuando hacíamos punto… Por este motivo verás que no todas las habitaciones son iguales. Puedes encontrar que María tiene la habitación solo decorada con un par de fotografías antiguas y puedes entrar en la habitación de Ana y ver que todos los trabajos que ha realizado en el taller de manualidades son los que adornan las paredes de su habitación. Con ello conseguimos que nuestros residentes sientan sus habitaciones como su espacio privado y personal, aquel sitio donde pueden sentarse y mirar la fotografía que tienen en la mesilla de noche y recordar aquellos tiempos, sentir aquellos tiempos y oler aquellos tiempos. Un lugar donde ver la televisión, donde recibir a sus familiares o amigos, en definitiva, su...

Leer más

Segundo Premio en el Concurso de Navidad 2018

Posted by on Ene 28, 2019 in Blog, Noticias |

Segundo Premio en el Concurso de Navidad 2018 Dentro del Concurso de Navidad que organiza Farmacia de Dalt una de nuestras residentes, la Sra. Carmen E., ha sido premiada con el Segundo Premio en la Categoría de Cuento. ¡Un aplauso para ella! ¡Disfrutadlo!...

Leer más

La viudez

Posted by on Oct 1, 2018 in Blog, Noticias |

La viudez Cuando llegamos a la vejez significa que hemos vivido mucho. Muchas experiencias, muchas alegrías, muchas decepciones… pero siempre, al lado de nuestra pareja. Esa persona con la que hemos compartido gran parte de nuestra vida y con la que hemos sentido mucho. Cuando llega la viudez, el mundo se parte en muchos pedacitos. En cada uno de ellos vemos a esa persona. El duelo es un estado emocional que hay que vivir y respetar las etapas de las que se compone. No se trata de olvidar a la persona a la que acabas de perder, pero sí de poder vivir y avanzar sin tenerla a tu lado. Las cinco fases del duelo. Negación y aislamiento El no rotundo que pronunciamos cuando perdemos a alguien es lo que nos hace no caer ante la estocada del dolor. Es un mecanismo de defensa el que nos hace decir no a la pérdida, no al no quiero aceptarlo, no al dolor… Rabia y culpa Los sentimientos que se sienten en esta fase son más fuertes, la culpabilidad el principal. La persona ya es consciente de su pérdida, asume que la persona ya no está. Se experimenta todo tipo de culpa, llegando a hacerse una serie de preguntas que no tienen respuesta. ¿Porqué no habré pasado más tiempo con él? ¿Y si hubiera hecho aquello que dijimos? Le podía haber dicho tantas cosas… El enfado suele ser con todo el mundo que se tiene alrededor. La negociación Ante la dificultad que nos genera esa situación de tener que aceptar la realidad en la que nos encontramos por la pérdida, se intenta negociar con la vida, la familia, con Dios… Dolor y tristeza En esta etapa es cuando la persona ya no puede negar lo evidente y le embarga una enorme tristeza. Aceptación final Es cuando la persona acepta la pérdida, la reconoce y asume que es irreparable, es cuando empiezan a surgir los sentimientos de paz y alivio. Hay actividades que ayudan a paliar y aceptar esta pérdida: Hablar de la persona fallecida. Escribirle una carta. Visitar aquellos lugares a los que íbamos con nuestra pareja. Celebrar un pequeño homenaje. Hay que permitir y aceptar las emociones que vamos sintiendo a medida que va avanzando el tiempo. La pena, la soledad, la angustia, culpa, ira, rabia… pueden ser intensas pero el sentirlas nos puede ayudar a vivir el momento y poder soltar lastre. No todos somos iguales, eso está claro, así que no todos pasamos forzosamente por todas las fases. en cualquier caso, la pérdida de un ser querido es un duro golpe por el que todos hemos de pasar algún día, así que hagámoslo con fuerza. Residencia...

Leer más

¿Sabías que… las personas mayores que tienen mascotas viven más tiempo?

Posted by on Sep 27, 2018 in Blog, Noticias |

¿Sabías que… las personas mayores que tienen mascotas viven más tiempo? El otro día leí una noticia en Informe21.com, que decía que según un estudio, los ancianos que tenían a su cargo algún tipo de mascotas, siendo principalmente los perros y los gatos, viven más tiempo y tienen una mejor calidad de vida que las que no las tienen. Según la Dra. Velez, médico veterinario de Mascotas Online, destaca entre otros una serie de beneficios positivos que estos animales aportan a la vida de nuestros mayores, entre ellos: Aumentan la autoestima: estos animales requieren de una atención continua y una serie de cuidados que hace pasen a un lugar principal en la vida de nuestros mayores, lo que provoca que la sensación de soledad que puedan tener, la dejan a un lado. Socializan: La hora del paseo diario es una obligación para con el animal, lo que provoca que el mayor entable conversaciones con personas que también tienen animales o simplemente con otras a las que se vaya encontrando, es una motivación para salir de casa. Estimulan la salud y disminuyen la depresión: El ejercicio en el mayor es una de las tareas más difíciles de llevar, lo que les conlleva a depresiones y desmejoramiento de la salud, es así que, cuando la mascota, en este caso, el perro, demanda de las salidas diarias para salir a pasear, genera en el mayor una actividad física para él muchas veces impensable. Este ejercicio es beneficioso para evitar fracturas de cadera, mejorar el funcionamiento cardiovascular, entre otros posibles beneficios. Otra cosa que hay que tener en cuenta es cuando nuestra mascota parte antes que nuestro mayor, esa situación hay que tomarla, según la Dra. Velez, tal y como si falleciera un amigo o un pariente, es decir, vivir el luto tal cual lo hacemos cuando falta un ser humano. Para nosotros es un tema importante por lo que en nuestra residencia se permite al anciano poder traerse su mascota, ya sea perrito, gatito o pájaro. Actualmente tenemos un pajarito como inquilino, la  Sra. Nevado, contenta con su compañero de habitación. Fuente: Informe21.com Foto: Residencia Barcelona...

Leer más

¿Que provoca la risa en nosotros?

Posted by on Sep 19, 2018 in Blog, Noticias |

¿Que provoca la risa en nosotros? “La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano” Ex Girlfriend Is Back With Her Ex                                                    Victor Hugo (novelista) Dicen que la risa es el medicamento más valioso, no tiene efectos secundarios y lo puedes tomar las veces que quieras. Mantener una actitud positiva frente a las situaciones malas que se nos presentan día a día hace que seamos más eficientes ante cualquier actividad que queramos realizar. Reírnos hace que la mente se relaje y cuando nos relajamos podemos ser más “fuertes” ante las adversidades. Siendo conocedores de todos estos buenos síntomas, y más todavía, conociendo que este “medicamento” puede tomarse a todas horas, todos los días del año, sin necesidad de receta médica, y sabiendo que en esta sociedad hacen falta más risas, más ancianos felices, ponemos todos estos beneficios a la coctelera, agitémosla…,  damos este cóctel tan exquisito a nuestros mayores, que seguro querrán repetir una y otra vez… Porque no darlos risa un poquito cada día? Servir una sonrisa de primero, una buena carcajada de segundo, y de postre, ellos seguro que nos dan las gracias para hacerlos cambiar la visión del día… Residencia...

Leer más

Poesía…

Posted by on Sep 10, 2018 in Blog, Noticias |

Hace unos días nos encontramos con este poema del escritor José Saramago (Premio Nobel en 1998, nacido en Azinhaga (Portugal) en 1922, fue distinguido con muchos galardones y doctorados honoris causa, murío el 18 de junio de 2010 a la edad de 87 años por una leucemia crónica. Os dejamos con este poema tan bonito que habla de la edad, pero no de números, sino de sentimientos, de que la edad no es tan solo un número, es la actitud y el sentimiento que le ponemos a los acontecimientos de este recorrido llamado Vida… ¿Qué cuántos años tengo? ¡Qué importa eso! ¡Tengo la edad que quiero y siento! La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido… Pues tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos. ¡Qué importa cuántos años tengo! ¡No quiero pensar en ello! Pues unos dicen que ya soy viejo otros “que estoy en el apogeo”. Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte. Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos. Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!… ¡Estás muy viejo, ya no podrás!… Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. Tengo los años en que los sueños, se empiezan a acariciar con los dedos, las ilusiones se convierten en esperanza. Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. y otras… es un remanso de paz, como el atardecer en la playa.. ¿Qué cuántos años tengo? No necesito marcarlos con un número, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas… ¡Valen mucho más que eso! ¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más! Pues lo que importa: ¡es la edad que siento! Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos ¿Qué cuántos años tengo? ¡Eso!… ¿A quién le importa? Tengo los años necesarios para perder ya el miedo y hacer lo que quiero y siento! Qué importa cuántos años tengo. o cuántos espero, si con los años que tengo, ¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!! José Saramago Foto: internet...

Leer más

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "política de cookies".

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per a millorar els nostres serveis i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències mitjançant l’anàlisi dels seus hàbits de navegació. Si continua navegant, considerem que n’accepta el seu ús. Pot canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra "política de cookies".

ACEPTAR
Aviso de cookies