Share Button

Planificar tu propio funeral. Ya puedes

“No hay que llorar la muerte, es mejor celebrar la vida”  Jaime Sabines

Seguro que muchos de nosotros hemos asistido a algún funeral, ya sea de algún ser querido o de un conocido. Hemos asistido al ritual que tiene ese momento y seguro que a mas de uno se nos ha venido a la mente muchas preguntas, algunas de las cuales podrían ser ¿Cómo sería mi funeral? ¿Quién asistiría?… La gran mayoría no le damos importancia a ese momento que llegará y deja las decisiones, en muchos casos difíciles de tomar, a la familia.

Todo lo relacionado con la muerte en nuestro país va siempre asociado a la tristeza, a la solemnidad y al luto, aún hay pueblos de nuestro país en los que en el fallecimiento de la persona se ha de respetar llevando luto, hay quienes durante un tiempo y otros durante toda la vida.

La percepción sobre la muerte va cambiando a medida que va cambiando la sociedad, aunque aún queda mucho que el tema sea hablado y comentado sin la consecuente sensación de estar faltando el respeto.

«La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; si puedes recordarme, siempre estaré contigo» Isabel Allende

Hasta hace bien poco el hecho de planear el funeral en vida no se había oído. Son muchas las empresas funerarias las que actualmente ofrecen este servicio. Son tantas las decisiones que en ese momento han de tomar nuestros familiares y amigos que porque no resolverlas con antelación.

Si nos paramos a pensar en el tema nos asaltan muchísimas cuestiones a tener en cuenta, desde como quiero que sea mi ataúd, que música quiero que suene en la ceremonia, aspectos importantes a la sepultura.

Mucha gente va más allá y se sale de lo serio y estricto que puede llegar a ser una ceremonia funeraria tal y como la conocemos en la actualidad. Así que, dejan por escrito que en su despedida quieren que se celebre más la vida que la muerte.

Celebramos la vida

El haber formado parte de las vidas de los que dejamos aquí una vez nos hemos ido hace que se generen recuerdos de los momentos vividos, ya sean tristes o alegres, y al mismo tiempo se viertan lágrimas o risas al recordarlos, en definitiva, estamos homenajeando a la persona que ya no está.

Así que, planificar tu propio funeral. Ya puedes

Residencia Barcelona