Share Button

RAZONES POR LAS QUE LAS FAMILIAS TAMBIEN NECESITAN ATENCIÓN

Siempre hablamos y pensamos que el anciano es el protagonista o el actor principal cuando llega el momento de ingresar en un centro pero, aunque sea él la persona que va a ingresar, a las familias también se las puede considerar actores y actrices principales en ese acto.  Ya desde que se empieza a barajar la idea de ingresar al anciano en la residencia, las familias empiezan a verse implicadas en un ir y venir de informaciones, de centros que escoger… Cuando finalmente se decide el centro y el ingreso ya es efectivo, el anciano es el protagonista de la vida en el centro,  pero no hay que olvidarnos de las familias.

borkum-82493_640

En la vida de la residencia, en su día a día, las familias importan, y mucho, porque son parte fundamental del bienestar de la persona mayor que acaba de ingresar. Hay familias que participan activamente en el día a día del anciano que vive en la residencia, aunque también nos podemos encontrar a familias en las que la relación con el anciano puede ser escasa. Es en este caso cuando puede producirse en el anciano una preocupación derivada de esta falta de relación y es un aspecto a tener en cuenta para los cuidadores de la residencia.

Hay muchos anciano que llegan a la residencia procedentes de sus domicilios, donde han sido cuidados por sus familiares y, a nivel residencial, hemos de posibilitar que las familias puedan seguir teniendo un papel importante en sus cuidados, siempre en su justa medida, ayudando.

Los profesionales que trabajan en una residencia geriátrica han de tener en cuenta tanto al anciano, como a los familiares. Un aspecto importante es la actitud que estos tengan hacia a las familias.

Una manera de hacer intervenir a las familias en el cuidado interdisciplinar de su familiar, es hacerles que participen en la elaboración del PIAI. Éste es un plan personalizado de atención hacia el anciano. En él, el equipo interdisciplinar de la residencia, pone en común propuestas dirigidas al anciano, pero también con la implicación de las familias. De esta manera se puede llegar a un consenso y permitir la comunicación del centro con la familia en el cuidado del anciano.

human-189282_1920

Otro aspecto a tener en cuenta con las familias es la escucha. Hay que adecuar este punto a cada familia en concreto puesto que no todas son iguales y, al mismo tiempo, o no todas precisan el mismo grado de atención. En este punto podríamos incluir los sentimientos de culpa, estrés, emociones encontradas… Es de gran ayuda para los familiares tener personas de referencia a las cuales poder dirigirse a la hora de sacar fuera todas estas inquietudes que les genera el hecho de tener un familiar en una residencia.

Una buena relación familia-residencia viene dada por una buena comunicación por ambas partes. Es por esto que hay que seguir unas pautas para que el anciano que es el protagonista en toda esta historia, no sufra.

Para esto, desde la residencia, se crean una serie de pautas a seguir, es decir, se informa a las familias en el momento del ingreso de los derechos y obligaciones como usuario del centro. Y se les hace saber que, en el momento que se les genere una duda o queja, sepan a quién dirigirse. Esto facilita mucho el deseo de poner en marcha una solución para el sentimiento que nos está haciendo sufrir en relación con nuestro familiar. Se les explica los cuidados que requiere su familiar o, en cualquier caso, se les orienta como poder evitar las caídas, las pérdidas de objetos…

Como hemos dicho antes, no todas las familias son iguales, no todas precisan el mismo grado de atención por parte de la organización o de los cuidadores del centro, así como el saberlo todo sobre el abuelo, su día a día. Es por eso que desde el centro también nos hacemos cargo de que el grado de implicación en la vida diaria del centro lo ponen las familias.

Desde la residencia, nuestra prioridad es que los ancianos estén prácticamente como en casa, que se sientan tranquilos, cuidados y queridos, pero también queremos que las familias estén tranquilas, que sepan que sus familiares están bien y que en cualquier momento puedan ponerse en contacto con nosotros para ver qué tal está.

Fuente:        La Atención Gerontológica centrada en la Persona10

                      Gizartea Hobetuz, Documentos de Bienestar Social

                      Gobierno Vasco

                      Protocolos Residencia Barcelona