Share Button

La ropa en los ancianos

Cuando hablamos de ancianos y su cuidado, siempre pensamos en los utensilios de aseo, cremas, pañales… pero hasta que no llega el caso no nos damos cuenta de que la ropa es una factor muy importante para su comodidad y su seguridad.

Definimos una persona dependiente como aquella que presenta limitaciones para realizar una o varias actividades básicas de su vida, como vestirse, lavarse, cocinar… En ese caso, pasa a depender de una persona que realice esas actividades por ella.

La ropa en una anciano va en función de su dependencia y de su capacidad de decisión. Una persona autónoma y con esa capacidad podrá escoger la ropa que vaya a utilizar, la que le combine mejor, la que le sea más cómoda y la que le favorezca más.

En el caso de una persona dependiente, ya entra en ese aspecto la profesionalidad del personal de la residencia o la opinión de su familia.

La ropa en los ancianos

¿Cómo ha de ser la ropa?

En el aspecto del vestir es donde hacemos hincapié en que la ropa ha de ser especial para una persona de esas características, a continuación os damos algunos consejos sobre como podría ser.

  • Holgada: Este tipo de ropa le permite tener libertad de movimientos y amplitud en estos, comodidad y confortabilidad. Debemos evitar las ropas ajustadas, las prendas de un tipo de tejido poco elástico y cuellos y puños estrechos.
  • Los pantalones de deporte con goma en la cintura son por los que la gente normalmente se decide ya que suelen ser una prenda cómoda, agradable al tacto y fáciles para quitar y poner.
  • Que tenga apertura lateral o delantero para facilitar el vestir.
  • Los zapatos han de ser cómodos, que resulten fáciles de calzar, que sujeten bien el pie y que no aprieten. Una buena solución son los zapatos atados con velcro ya que puede ser que la persona tienda a la hinchazón de pies. Y sobretodo, con suela antideslizante, lo que previene los resbalones involuntarios.