Telf. 93.427.03.75

Profesiones antiguas I

Posted by on Dic 11, 2017 in Actividades, Blog |

Profesiones antiguas I Dentro del taller de Estimulación Cognitiva esta vez hemos hablado con nuestros residentes de las profesiones que habían antiguamente y que a fecha de hoy muchas de ellas ya no existen. Nos han nombrado varias, para empezar os enseñamos estas dos. El Sereno Palo en mano, cargado de llaves y con un silbato. Esa era la figura del Sereno. Un hombre encargado de recorrer las calles y guardarlas de ladrones y malhechores, mantener el orden, observar y prestar servicio a quien lo pudiera necesitar. En su recorrido te hacía saber las horas acompañadas de la coletilla “¡y sereno!”. Sabías que estabas bien resguardado porque hacían sus rondas y en el momento que era necesario, dabas unas palmas y ya oías el “¡ya voy!”. En algunos casos te prestaban el servicio de abrir las puertas de tu casa, ya que iban cargados con las llaves de los portales en los que hacían su ruta. Cada barrio tenía el suyo y se prestaban ayuda entre unos y otros llamándose con señales específicas que hacían con sus silbatos. En épocas navideñas, pasaban por los domicilios, te dejaban una felicitación y era costumbre darles aguinaldo. Con el tiempo, Franco lo sustituyó por la Guardia Municipal. El Farolero Provisto de un chuzo, un pito, una linterna, escalera y paños eran los encargados de encender los faroles y su mantenimiento. Para ello, cada amanecer se proveían de todo lo necesario para que por la noche cuando fuera a encenderlos no hubiera ningún tipo de problema. Así como el Sereno tenía asignada su ruta, el Farolero tenía también la suya y era responsable de los daños que pudieran sufrir los faroles si su manipulación no era la correcta. También hacían a la vez de Vigilantes y eran los encargados de prestar auxilio en casos de máxima urgencia, por ejemplo, cuando las mujeres estaban en estado y precisaban ir al médico, él las acompañaba.   Fotos: es.wikipedia.org/wiki/Farolero es.wikipedia.org/wiki/Sereno_(oficio)   Foto...

Leer más

Buñuel – Nuestros residentes escriben

Posted by on Nov 13, 2017 in Blog, Nuestros residentes escriben |

Nuestros residentes escriben es una sección donde ellos son los protagonistas. Los que con sus textos nos regalan sus pensamientos, su vocabulario, su cultura, su historia… Buñuel Sra. Mª Carmen Latorre Nuestros residentes escriben Ha existido y perdura más de un escrito sobre Luis Buñuel. La mayoría traducen una adesión personal a la visión del mundo tal y como el cineasta la sentía. Algunos de estos escritos intentan provocar un malestar a todo aquel que ni se ha atrevido – que yo sepa – atacar al mito, al hombre a Buñuel, a su profunda hispanidad, a sus raíces, a su exilio, a todo lo que mantuvo en su manera de ser juventud. De ahí venía el triunfo de su surrealismo. Lo más curioso es que tratara de enfrentarse y familiarizarse con la religión católica. Su antialericatismo o, quizás, ateísmo, regocija a unos e irrita a otros, pero eleva el debate a otras alturas. A medida que controla su libertad de expresión, Buñuel se aventura en el corazón del misterio de la Fe, convencido de su propio ateísmo pero persuadido de que no alcanzaba el misterio antológico del hombre a pesar de desearlo e imaginarlo. Por otro lado parece ser que las hermanas de Luis – Conchita y Margarita – Han preservado a algunos amigos que las frecuentaban, de sucumbir a la tentación de dudar de las convicciones reales de su hermano. En un debate tumultuoso que tuvo lugar en 1966, en uno de los cine-clubs que organizaba Marcel Oms – amigo de Luis y fundador de “Les cabiers de la cinématheque” – hizo una presentación provocadora que sirvitió y enojó a Buñuel quien comentó a un periodista mejicano: “Si Oms quería escandalizar a las jovencitas religiosas (monjitas) de su club, no tenía necesidad de valerse de mis filmes”. El mismo año, Buñuel escribió que él no creía “en el escándalo como arma de combate”. Luis Buñuel era un artista que invita a reflexionar sobre la trayectoria  de su obra en el transcurso de los años durante los cuales tantos valores se encuentran, se miden, tanta gente renuncia, tantas cosas evolucionan. No hay que olvidar que Luis Buñuel fue útil y que, sin duda, continuará siéndolo; no olvidar la gran deferencia que sentían por él los actores que dirigía, al contactar con la nobleza que emanaba de su persona, hasta en los más insignificantes detalles de la creación colectiva que es un filme. Y finalmente atar su nobleza a las más altas tradiciones de su España. Como fondo musical hizo que en alguna de sus películas se oiga el estrepitoso tamborileo que tienen lugar, los Viernes Santos, en su pueblo natal, Calanola, de la provincia de Teruel. Mientras en España...

Leer más

Taller de Panellets 2017

Posted by on Nov 6, 2017 in Actividades, Blog |

Taller de Panellets 2017 Como todos los años cuando se acerca la fecha de Todos los Santos, organizamos un taller de panellets. Nuestros residentes participan y se lo pasan en...

Leer más

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "política de cookies".

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per a millorar els nostres serveis i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències mitjançant l’anàlisi dels seus hàbits de navegació. Si continua navegant, considerem que n’accepta el seu ús. Pot canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra "política de cookies".

ACEPTAR
Aviso de cookies